Años

Akira Kusaka 2

 

Como sé que me pasarán y quiero que me sigan pasando,
voy a pedirles que me hagan más espontánea, sutil y libre.
Que apacigüen la vana pensadera y cada uno de ustedes
traiga luz y fuerza a mis ideas.
Que me ayuden a ejercer en cada momento, aún en los más complicados, el derecho a decir mi verdad.
Que el corazón, poco a poco, vaya tomando posesión de todo y sea lo primero.
Que alcance a profundizar en el ‘Yo’, siendo más consciente del ‘Nosotros’.
Que pueda llegar a ser una tesa en la práctica de la gratitud, la compasión y el amor genuino.
Dejen todas las marcas que quieran en mi piel, adelante.
Al fin y al cabo ya colonizaron mi frente.
Aquí tienen también mi emoción, mi energía, mi mente.
Pero años, por favor.
Que esas marcas sean evolución en mí.
Que estas trochas, rutas y veredas que atraviesan mi vida,
con cada uno de ustedes, me lleven a un mejor lugar.

Textos: Todaslasquehesido.com
Ilustración: Akira Kusaka.

Anuncios

Un hombre

Oamul

 

“Uno nace hombre o mujer”, me dijo algún día uno de mis maestros. “Pero la gran dignidad de llegar a ser humano hay que ganársela”. Ese maestro mío andaba descalzo el mundo, pisaba la tierra en conciencia, sembraba carcajadas a donde iba. Se burlaba de la vanidad en la cara de la vanidad. Se burlaba de la estupidez en la cara de la estupidez. Y luego era capaz de abrazarlas a las dos por igual, y con compasión decirles: bienvenidas, ustedes también hacen parte, ustedes también pertenecen. Ese maestro mío era campesino e indígena. Ese maestro mío lo logró. Él dejó de ser solo un hombre. Él llegó a ser Humano.

Textos: Todaslasquehesido.com
Ilustración: Oamul Lu.
***Mi maestro no usaba traje, no lo necesitaba, él era baquiano en los caminos del ser.