Aquí estamos en este planeta

Emily Watkins

 

Estamos aquí en este planeta
tocando la tierra con pie firme
amando el agua lluvia
escuchando el silencio de la noche.
Estamos aquí floreciendo entre el desierto
sintiendo la madre creadora entre la piel.
Estamos aquí guardando la semilla
y cabalgando entre colores de arco iris.
Sin embargo hay quienes nos dicen
que este no es nuestro planeta.

Aquí estamos en este planeta.
Fredy Chicangana.

Fredy Chicangana es un poeta indígena de la Comunidad Yanacona del Cauca que estará participando con la luz y la fuerza de sus letras en la 11ª Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín, del 10 al 17 de septiembre.
¡Ya casi Fiesta! ¡Qué emoción!
 

Ilustración: Emily Watkins.

Anuncios

Ven

Monica Ramos

 

Observa mi vida,
escribe sobre ella las leyes del karma.

Dime que antes de nacer ya había roto mi shila,
que insolente como nunca
me creí superior a mi padre.

Dime que a los seis años culpé a una niña
de haber robado un perfume minúsculo
que andaba extraviado entre mis juguetes.

Que mentí y que cuando en el templo
las ancianas movían sus labios
yo impostaba versos y oraciones inexistentes.

Dime que aunque me postré ante el río sagrado
nunca te ofrendé lo suficiente.
Dos palabras, tres o cuatro lagrimas.
¿Qué tanto es?

Ven, asegura que no hay dharma
que cobije mi karma.
Dime devota de ningún dios.
Dime fiel a nadie.

Observa mi vida.
Átomo de hidrogeno, polvo estelar, roca volcánica,
gusano de morera, danta del trópico,
sherpa del glaciar.
Existencia. Leer Más

Devoción

19970621_10154706577451592_196615634_n

 

Me desperté temprano en la mañana. Estiré mi mano hasta alcanzar un espejo pequeño que había dejado sobre la mesita de noche. Y nos vi en él.
¿Recuerdas, Shiva?

“El primer dios que saludas en la mañana es tu dios”, dijiste, “vanidad”.
Y yo en vergüenza solté el espejo en el que llevaba una vida observándome.

Las mujeres del sur te ofrendaron sus cabelleras negras y gruesas.
Yo en cambio, señor, que soy tacañería pura, solo te ofrecí mis cejas.
Con una cuchilla las limpié del rostro y frente a tu río prometí no volver a maquillarlas.

Ellas que te ofrecen mucho, te piden poco. Yo que te di nada, te lo pido todo.
“Permíteme, oh Dios que danza, Dios que construye y destruye, vivir en devoción”, te dije. Y juro que me escuchaste.

Me sentaba en las escalinatas a esperar que un rayito de sol nos calentara a todos los perros, los cabritos, los bueyes, las vacas y mendigos de Kashi y a mí. Y esas escalinatas eran más casa que cualquier casa, más hogar que cualquier hogar, porque solo éramos tú y yo, señor, y los perros, y los bueyes y los mendigos de Kashi.

Pero te ofrecí lo poco y de tu tierra volví a esta tierra.
Aquí el sol no calienta, aquí todo arde.

Llevame de vuelta al río, Shiva, a las escalinatas, al sol que entibia. Llevame de regreso a la muchacha que fui, a esa que creía que toda la vida viviría en devoción. Llamala, invocala, dile que venga, que venga y me rescate de este lugar ardiente en el que a veces se convierte la vida.

¿Dónde estás devota?
¿Dónde estás didi ji?
¿Dónde estás maga?
¿Dónde estás? Leer Más

Pecarás

Monica Ramoss

 

Pecado. Del lat. peccātum. Paradigma del pecado y la culpa. Arma de destrucción masiva más potente que ha conocido la raza humana. Herramienta de perturbación que ha logrado atomizar a los hombres por siglos. Se ha utilizado según la conveniencia de cada dogma con el propósito de inhibir la libertad de pensamiento y acción. Paradigma que se alimenta del miedo, según él, el único dios a quien hay que adorar. “Temerás y obedecerás”, reza. Enemigo frontal de la evolución.

—Callate.
—¿Por qué?
—Porque vos tenés ese jodido don de que la gente te crea todo lo que decís, y después te escucha un malandro y nos encartamos.
—Pero Glo…
—Nada, mija querida, el pecado existió, existe y existirá porque esa es la única manera de que tanta gente mal intencionada que hay se cohíba un poquito y no le dé rienda suelta a sus planes.
—No, mujer, la idea del pecado y la culpa no los frena a ellos. Yo no creo, o al menos no solo a ellos. Nos frena a todos, porque nos infantiliza y nos convierte en niñitos miedosos, dependientes e incapaces de asumirnos responsables de nada.
—¡No, qué va!
—Sí, yo hace mucho decidí que en mí esa palabra no existe.
—Comé, comé mejor que se te enfría.

Ilustración: Monica Ramos.
Textos: Todaslasquehesido.com