weheartit-com

El guevón ese me jodió durante toda la época del colegio. Me puso apodos, me insultó, me ridiculizó por ser el más pobre y el más flaco del salón. Me robaba la lonchera y salía corriendo con ella. “Bomba atómica, bomba atómica, a López le echaron frijoles con arroz”, gritaba por todas partes y me tiraba el desayuno a la basura.

Ese man era una porquería, conmigo y con todo el que fuera gordo, flaco, alto, bajito o tuviera gafas o algo de qué burlarse. Yo nunca fui capaz de responderle, nunca tuve la fuerza para parármele de frente y encararlo. Nada, yo no más temblaba, gagueaba y me ponía rojo como la chompa del uniforme.

Hace como tres meses hubo un reencuentro de los del colegio y el man ese llegó como si nada y me estiró la mano para saludarme. No nos veíamos hace más de siete años y yo, sin pensarlo, le lancé un puño y le reventé la cara. “Cinco años de chimbearme en el colegio a cambio de una reventada”, le dije delante de todos los que estaban ahí, “ahora sí dígame hermano, ahora sí extiéndame la mano que ya estamos a paz”.

¿Vos crees que yo alguna vez pensé en hacerle eso? Obvio nunca. Yo soy un tipo calmado, pero esa fue mi primera reacción cuando él me estiró la mano. Yo sé que muchos me miraron como si estuviera loco, pero no fue premeditado.

“Guevón, dejá de ser rencoroso, esas eran cosas de niños”, me dijo el man. Y yo, todavía alterado, le respondí: “eso se sabe, marica, cosas de niños, no ves pues que el que te acabó de reventar fue el flaquito de 6ª al que diario le botabas la lonchera y hacías llorar”.

Jueputa, decime lo que querás, pero después de eso yo he empezado a creer que hay cosas que sí se tienen que resolver así, con un buen puño, con un buen madrazo, con un buen hijueputazo. Decime que soy un rencoroso, un resentido, un inmaduro. Decime lo que querás. Pero jueputa, a mí ese puño me devolvió la autoestima, me quitó pesos de encima y me puso a dormir tranquilo. Y yo creo que el man hasta entendió, porque al final de la fiesta se me acercó a mi solo y me dio la mano. “Marica, ahí me perdona por todo, yo sé que yo a usted lo chimbié demasiado”.

Texto: Todaslasquehesido.com
Ilustración: vía weheartit.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s