TRUMP VA A GANAR

by-heidi-smith

Trump va a ganar
Una cachetada desde Colombia

Carla Giraldo Duque

Muchos de ustedes dirán que no. Muchos de ustedes están seguros de que el absurdo nunca podría llegar a ser realidad. Muchos de ustedes quieren creer que la democracia nunca nos regalaría un chiste tan cruel. ¿Cómo? ¿Trump presidente? ¿Presidente de los Estados Unidos? No, no, no.
Pero sí, Trump va a ganar.

Las encuestas decían que Inglaterra continuaría siendo parte de la Unión Europea. Y ahí lo tienen: un país dividido por la canallada de un discurso populista que convenció a las masas.

Las encuestas decían que los colombianos votarían por el Sí a la paz. Y aquí nos tienen: un país dividido por la mezquindad de unos políticos que apelaron a los miedos más arraigados en los colombianos.

Las encuestas dicen que Hillary va a ganar. Pero no, Trump va a ganar.
Y Trump va a ganar porque es un animal político que sabe lo mismo que Boris Johnson y Álvaro Uribe: que en el mundo de las emociones viscerales está su triunfo, que a las masas no les interesan las razones ni los hechos ni los datos, que a las masas solo hay que tocarles las emociones más profundas para obtener de ellas lo que se quiere.

Dominan las formas del miedo, son maestros del lenguaje del odio, son expertos en mentir, manipular, avivar pasiones y dividirnos con brutalidad. Son los señores de los triunfos obscenos.

“Lili, el No va a ganar”, le dije con pánico a una de mis mejores amigas la semana anterior al plebiscito por el Acuerdo de Paz entre el Gobierno de Colombia y las Farc. “¿Estás loca?, no seas ingenua, ¿quién votaría por el No?, el Sí tiene que ganar”.

En Colombia la campaña por el No ha sido la movida política más sucia de los últimos tiempos. También la más cruel de todas, pues jugó con la esperanza de paz de un país que lleva 52 años en guerra. Una guerra en la que han muerto al menos 220 mil colombianos y que ha obligado a abandonar sus casas a más de seis millones de personas. Los líderes de la campaña del No apostaron a engañar y crear terror y ganaron.

Dijeron que Santos, un capitalista que ha privatizado las empresas públicas más importantes de Colombia, era un comunista que le entregaría el país a las Farc. Y la gente creyó. Dijeron que Rodrigo Londoño, alias Timochenko, máximo comandante de las Farc, sería el próximo presidente de Colombia. Y la gente creyó. Se aprovecharon de la terrible crisis que atraviesa Venezuela y dijeron que Colombia correría con la misma suerte, que el “castro-chavismo” y la subversión se apoderarían de todo y que en pocos meses no tendríamos ni papel higiénico ni nada que comer.

Los líderes políticos del No dijeron cosas absurdas, pero muchos les creyeron y salieron a votar conmocionados.

“Yo voy a votar por el No porque el padre me dijo que los acuerdos de paz van en contra de la Iglesia”, dijo mi abuela de 80 años. “Yo voy a votar por el No porque no estoy de acuerdo con que los gays adopten niños”, dijo un vecino homófobo. “Yo voy a votar por el No porque es injusto que el dinero de los pensionados se lo den a los guerrilleros”, dijo un tío.

No todos los votos por el No fueron producto del engaño, decir eso sería ignorante. La verdad es que algunos colombianos votaron por el No porque después de haber leído los acuerdos decidieron que había puntos con los que disentían. No querían más guerra, querían la paz, pero les parecía que la paz de los acuerdos era imperfecta. Esos votos por el No fueron a conciencia, pero fueron muy pocos. La mayoría de los votos del No fueron manipulación pura.

Pensamos que ganaría el Sí, creímos que el absurdo nunca podría imponerse, pero se impuso. Y perdimos todos, incluso quienes votaron No a conciencia, porque una paz imperfecta es mucho más digna que cualquier guerra.

David Cameron perdió porque creyó que ganaría.
Juan Manuel Santos perdió porque creyó que ganaría.
Y Hillary Clinton, ustedes y todos perderemos si seguimos creyendo que Trump no puede ganar.

Trump el acosador de mujeres, Trump el misógino, Trump el racista, Trump el xenófobo, Trump el guerrerista, Trump el evasor de impuestos, Trump el vulgar, el Trump que es la vergüenza de los estadounidenses sensatos. Ese Trump va ser el próximo presidente de los Estados Unidos, aunque los propios republicanos griten y lloren.

Llenen los medios de comunicación y las redes sociales con sus denuncias contra Trump, sigan indignándose con cada uno de sus escándalos, dejen comentarios airados, dislikes, compartan miles de veces sus peores videos. Celebren cada vez que Michelle Obama en sus discursos le dice unas cuantas verdades, ríanse de su estupidez como lo hace Hillary. Siéntanse orgullosos de su propia inteligencia y su buen sentido del humor. Créanse superiores moralmente a los “locos”, “ingenuos” o “ignorantes” que votarán por él. Aplaudan ese triunfo que creen suyo y déjenme decirles que ya perdieron. Déjenme decirles lo que mi hermana menor me dijo la noche del 2 de octubre, cuando yo, vestida de blanco, creí que celebraría.

—Hermanita, el No ganó.
—Lina, no juegues con eso.
—Hermanita, el No ganó.
—Lina, no es chistoso, no hagas bromas con eso.
—Hermanita, no llores, lo siento mucho, pero el No ganó.

No se hagan esto a ustedes y no le hagan esto al mundo. La presidencia de los Estados Unidos es demasiado importante como para dejarla en manos de un ser humano como Donald Trump. Sé que ya lo saben pero, de verdad, no se hagan esto.

En Colombia ganó el No porque los que queríamos el Sí encontramos en los medios de comunicación, en las redes sociales, en los debates públicos, en los pronósticos de las encuestas, en las conversaciones con nuestros amigos y conocidos razones para sentirnos ganadores.

Creímos que la lógica no permitiría que el No ganara. Argumentamos, dimos razones, nos apegamos a los datos, a los hechos y pensamos que eso sería suficiente. Creímos que la democracia estaría a nuestro favor. Pero no, la democracia no cree en buenas o malas intenciones. La democracia solo cree en aquellos que salen como locos posesos a votar a las seis de la mañana sin importar si hace frío, calor o si hay que hacer una fila de varias horas.

Y adivinen quiénes serán esos. ¿Quienes serán los que el 8 de noviembre saldrán como locos posesos a votar a las seis de la mañana sin importar si hace frío, calor o si hay que hacer una fila de varias horas? No se engañen, hay personas que sin importar todos los escándalos y todo lo misógino, racista, guerrerista y etcétera que es Trump seguirán votando por él. Hay quienes nunca escucharán razones, no les interesan. Ellos saldrán a votar y no son pocos.

“Lili, Trump va ganar”, le dije después del No en Colombia a mi amiga. “Sí, Trump va a ganar, tengo miedo, ¿qué vamos a hacer?”, me preguntó ella. “Por ahora dejar de reírnos de él y empezar a enviar mensajes de auxilio y desesperación a alguna galaxia vecina, porque esto dejó de ser gracioso hace mucho”.

Ayer salí a las calles con una bandera blanca. Y yo, una periodista colombiana pacifista aullé como si fuera a la guerra, grité como si con cada uno de mis gritos estuviera construyendo paz en mi país, en Siria, en Irak y en el resto del mundo. “¡No más guerra! ¡No más guerra!”, grité con todas mis fuerzas. Mis amigos y miles de colombianos más marchábamos y gritábamos juntos. Llovía, pero en Medellín, la ciudad en donde vivo y en la que ganó el No, a nadie le importaba estar mojándose.

¿Entonces por qué, por qué, por qué? ¿Por qué si el domingo 2 de octubre, día del plebiscito, hizo un sol perfecto en mi ciudad no salimos a votar con la misma contundencia y con la misma fuerza con la que ahora marchamos y pedimos paz?

No se vale protestar, maldecir y llorar después. Solo se vale votar, salir a votar como locos posesos. Háganlo, revienten las urnas, voten por todos los que no podemos votar en contra de Trump.

Vayan y voten en contra del machismo, del racismo, del guerrerismo, de la corrupción, de la indolencia, de la arrogancia, de la estupidez. Voten en contra de esos políticos que quieren dividirnos con miedo y odio. Voten en contra de esos señores de los triunfos obscenos. Voten ustedes que todavía pueden votar.

Ilustración: Heidi Smith.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s