El destete

14

 

El destete es complicado, mi niña. El destete es complicado. Cosa jodida es eso y yo lo veo diario aquí en la finca. O dígame usted qué ternero se desteta por voluntad propia de la vaca. Ninguno, ninguno, porque a uno le gusta mamar de la teta que lo parió, a uno le sabe rica esa lechita. Uno se siente atendido, uno se siente querido y seguro cerca de su “mama”.

Mi señor padre murió cuando yo estaba muchacho y yo como hijo mayor me hice cargo de la casa y de la finca. Pero con el tiempo la mazorca empezó a desgranarse y mis hermanitos y hermanitas se fueron yendo y haciendo vida aparte.

Yo decía que nunca me iba a ir por no dejar a la viejita sola. Yo decía que nunca iba a formar familia ni a casarme, por ella. Y así fue, aquí me quedé, al pie de ella siempre. Pero hace tres años, cuando mi madrecita murió, me di cuenta de que nada de eso lo hice por ella, todo fue por mí.

Mi señora madre fue buena y consentidora como ella sola. Y la verdad es la verdad y ya a uno como hombre mayor le toca aceptarla. Nunca me fui de la casa ni hice familia porque no creí que pudiera encontrar en el mundo mujer más buena que mamá. Esa es la verdad, mi niña, pa qué decirse mentiras a uno mismo a estas alturas.

Yo, que he destetado a cuanto ternero ha pasado por aquí, no fui capaz de destetarme a mí mismo. Yo, que no sentía pesar de oír berrear a esos animalitos llamando a su “mama”, no fui capaz de dejar a la mía. Lo duro es que de eso apenas me vine a dar cuenta cuando ella murió.

El destete es duro.
El destete es duro.

Mamá me despertaba con la aguapanelita hirviendo antes de la ordeñada. Me recibía con un buen plato de sancocho a la hora del almuerzo. Y durante cincuenta y ocho años de mi vida, hasta que la dejé a ella en el cementerio, no supe lo que era lavar ni unos calzoncillos.

No, yo mujer no voy a buscar, qué tal. Ya le dije a mi Dios que si él quiere mandarme una que tenga escogida para mí yo se la recibo con mucho gusto. Pero yo mujer no voy a buscar, porque eso sería como dejar de mamar de una vaca para pasar a mamar de otra. No, yo no, yo me siento viejo y cansado, porque todo hay que decirlo y después de la muerte de mi madrecita fue como si me cayeran los benditos años encima. Pero viejo y todo estoy viviendo mi destete, quién dijo que no, nunca es tarde, y yo estoy aprendiendo a vivir sin la teta de mi “mama” es ahora.

 

Textos: Todaslasquehesido.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s