Mi ternerito

9

 

Cuando me gradué del colegio mis papás y mis tíos recogieron plata y me regalaron un computador nuevecito. Yo trajiné con ese aparato unos meses, pero me convencí de que el estudio no me gustaba. Estudiar no era lo mío y yo me estaba era desgastando.

Pero, mija, como Dios a uno no lo desampara, un día me encontré con un milagro disfrazado de ternero. Ay, cuando yo vi ese ternerito me enamoré y supe qué era lo que tenía que hacer. Yo vendí de una ese verraco computador y me compré mi ternero.

En la casa me echaron cantaleta y me dijeron dizque montañera, ignorante y yo no sé qué más. Pero yo sí le digo una cosa, eso ha sido lo mejor que yo he hecho en mi vida. Esos computadores valen un montón cuando uno los compra, piden su mantenimiento y arreglo, y cuando uno los va a vender no valen nada. En cambio ese ternerito se convirtió en vaca, me dio crías y aquí sigo teniendo mi entradita con lo que ella me da. Eso sí es una belleza.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s